www.ilmabogados.es
imorosity
blog

Hipoteca multidivisa, ¿La conoces?

Las hipotecas multidivisa provocaron una gran cantidad de reclamaciones por su poca transparencia, te explicamos su funcionamiento.

hipoteca multidivisa

Qué es una hipoteca multidivisa

Las hipotecas multidivisa son un tipo de hipoteca en la que las cuotas se pagan en una divisa diferente al euro. En España, debido al alto interés del Euribor, se popularizó entre 2004 y 2008, vinculando las hipotecas a francos suizos o yenes, ya que se consideraba que eran monedas muy estables.

Las entidades bancarias, ofrecieron estas hipotecas como una gran ventaja respecto a las hipotecas tradicionales, destacando que la estabilidad del yen y el franco suizo ofrecería menos riesgo al cliente y que la vinculación al Libor, en vez de al Euribor ofrecería menores costes, ya que en ese momento el Euribor estaba en máximos históricos. Poco tiempo después, el Euribor bajó bruscamente y las divisas de las hipotecas multidivisa fluctuaron al alza, por lo que la deuda de los clientes que la habían contratado aumentó.

De esta forma, los consumidores descubrieron que se les había ofrecido un producto financiero complejo y que no habían entendido correctamente, por lo que empezaron las reclamaciones.

 

Riesgos de la hipoteca multidivisa

El principal riesgo de las hipotecas multidivisa es la divisa empleada, ya que la cotización de una divisa depende de la cotización, que se determina por las negociaciones en la bolsa, por lo que varía constantemente. Cuando un cliente contrata una hipoteca en otra divisa, es imposible saber el importe total adeudado, ya que dependerá del valor de la divisa.

Si se utilizan las variaciones de las divisas correctamente, un experto podría beneficiarse de este tipo de hipotecas, ya que cambiando la divisa empleada en los momentos oportunos, podría reducir sus cuotas y ahorrar una gran cantidad de dinero. En cambio, el cliente medio no tiene ni la capacidad ni los conocimientos para comprender correctamente los cambios de las divisas, lo que provocó un aumento de la deuda en la mayoría de los casos. Los clientes no entendían que la cuota de la hipoteca variaría con las fluctuaciones de divisa y que podría aumentar su deuda principal.

Es decir, los afectados por estas hipotecas veían que al pagar sus cuotas hipotecarias, su deuda no bajaba, y en ocasiones subía, ya que la divisa asociada estaba incrementando su valor. Esto provocó que en ciertas ocasiones, los afectados deberían incluso más dinero del que se les había prestado, generando un gran negocio para el banco pero una ruina para los clientes.

La situación se complicó aún más cuando el Euribor empezó a bajar, ya que los tipos que se aplicaban a las hipotecas multidivisa, vinculados al Libor, provocaron que se pagara bastante más que si hubieran estado vinculados al Euribor.

 

Demanda nulidad hipoteca multidivisa

Por los motivos mencionados, se consideró que las hipotecas tenían una complejidad especial y que no eran adecuadas para el público general ya que eran difíciles de comprender. Las entidades bancarias tendrían que haber explicado las posibles consecuencias de las fluctuaciones a las hipotecas y enseñar diferentes escenarios para que el cliente comprendiera de todo lo que podría pasar. Sin embargo, las entidades incumplieron su obligación de informar al cliente en todo momento.

Existen una gran cantidad de sentencias que han determinado la nulidad de este tipo de hipotecas, comenzando por la sentencia del 15 de noviembre de 2017, la primera sentencia en señalar que el producto se comercializó de forma poco o nada transparente. Hace años, ILM Abogados consiguió una indemnización de 3.000€ para uno de nuestros clientes por haberle incluido en un fichero de morosos por un impago en una hipoteca multidivisa.

Esta sentencia provocó que cualquier afectado por las hipotecas multidivisa pudiera reclamar para conseguir la nulidad de contrato, incluso cuando la hipoteca ya ha finalizado. Para poder reclamar sólo son necesarios dos requisitos, que el cliente no tuviera el perfil adecuado y que la entidad bancaria no informara al cliente correctamente. Al reclamar, la cláusula de divisa se elimina, teniendo que volver a calcular los intereses, fijándose en euros y referenciados al Euribor, provocando que la deuda baje considerablemente.

Otras personas como tú también han leído…